La construcción entra en calor

El Estado acapara el incremento en la actividad, merced a estímulos financieros destinados a vivienda social

El titular de la Cámara de la Construcción, Gustavo Weiss, aseguró que es por el impulso de la obra pública y el desempeño de las obras residenciales de privados, estimuladas por el plan Pro.Cre.Ar.

“Cristina Fernández de Kirchner instruyó para que el presupuesto de vivienda social se duplicara, pasando de 5 a 10 mil millones de pesos”, afirmó Gustavo Weiss, titular de la Cámara de la Construcción ayer en Tecnópolis. El empresario remarcó ese dato para explicar que la industria crecerá 5 por ciento en 2013 gracias al impulso de la obra pública. También destacó el desempeño de la obra residencial de privados. Eso se debe al estímulo del Pro.Cre.Ar. A partir del crédito barato que ofrece este programa, empezaron a construirse 35 mil casas en los últimos meses. Weiss reconoció que el repunte de la rama de la construcción en 2013 se asoció al incremento de la edificación del Estado. El sector había registrado un retroceso de 5 por ciento interanual en 2012. A diferencia de ese flojo desempeño, la industria acumuló en los primeros cinco meses de este año una expansión de casi 3 por ciento respecto del mismo período del año anterior. El fuerte avance del gasto público en infraestructura se reflejó en los siguientes puntos.

- La inversión en vivienda social registró un aumento interanual de 128,5 por ciento en el primer semestre.

- El gasto de capital en inversión real directa fue de 2914 millones de pesos en abril, un 30,6 por más que en el mismo mes de 2012.

- La transferencia de capital a provincias alcanzó los 3649 millones de pesos en abril, al subir 76,1 por ciento interanual.

- La obra vial marcó un incremento del 5,8 por ciento en mayo en relación con los últimos doce meses.

- El bloque otras obras de infraestructura avanzó 11,32 por ciento en mayo respecto del mismo mes del año anterior.

Otro factor que impulsó la construcción fue la edificación de casas privadas. El bloque de viviendas residenciales registró en mayo un incrementó de 6,4 por ciento interanual. Este desarrollo de particulares tomó dinamismo gracias al programa de créditos Pro.Cre.Ar. El año pasado la medida inyectó 3500 millones de pesos para la construcción de viviendas familiares con terreno propio. A mediados de junio de este año, el financiamiento había alcanzado 7631 millones de pesos. Estos préstamos ascenderían hasta 21.000 millones de pesos al cierre del año.

Esta masa de crédito brinda respuesta al flojo desempeño del sistema financiero en materia de financiamiento hipotecario. En 2011 se otorgaron cerca de 20.000 créditos para vivienda, de los cuales el 70 por ciento se canalizó a través de la banca pública. La tasa de interés promedio fue del 20 por ciento y con plazos de reembolso de entre 12 y 15 años. Desde su lanzamiento, hace algo más de un año, el Pro.Cre.Ar. otorgó cerca de 35.000 créditos para beneficiarios con terreno propio. Al cierre de este año, habrá en obra cerca de 80.000 viviendas. La intención es llegar a 400.000 viviendas en cuatro años. La clave de este plan del Estado es que ofrece un financiamiento a largo plazo (entre 20 y 30 años) con tasas de interés fijas y bajas (van del 2 al 11 por ciento en función de los recursos de la familia que recibe el crédito).

Además de la obra pública y el crédito estatal para construir vivienda, el financiamiento barato para pymes permitió que las empresas aumentaran la demanda en el sector de la construcción para ampliar sus fábricas. El bloque de edificaciones no residenciales aumentó 7,9 por ciento en mayo respecto del mismo mes del año pasado. En tanto, el mercado laboral reflejó la recuperación de la construcción. En 2012, el sector demandaba 360 mil trabajadores, mientras que a mitad de este año la cifra ascendió hasta 405 mil empleos.

Fuente: AEV

 

// Volver