El dólar sigue mandando

Opiniones y sugerencias de los desarrolladores en la Primera Convención Inmobiliaria del Oeste

Aunque más no sea como referente, el dólar se mantiene presente en las conversaciones de todos los operadores del mercado inmobiliario. Esto es lo que se vivió en la Primera Convención Inmobiliaria del Oeste, en donde el economista Carlos Melconián e importantes desarrolladores de la zona expresaron sus experiencias.

 

La apertura estuvo a cargo del economista, que arrancó varias veces el aplauso de los más de 300 asistentes y no precisamente por su apreciación optimista del presente. Melconián reconoció lo que se murmuraba en la sala: “El mercado se mantiene dolarizado. Pero éste no es el problema, el problema es que después del cepo los precios se dispararon”.

 

Para comprender bien el tema hace falta hacer una comparación entre los períodos pre y post-cepo. “Pensemos en una propiedad que antes del cepo costaba US$ 50.000, es decir, según el cambio oficial $ 250.000. Con el cepo, se tomó como referencia el dólar paralelo, cercano a los $9. En conclusión, esa propiedad pasó a costar $ 450.000”.

 

Ante una perspectiva de precios altos, se mira con inquietud los movimientos de la demanda. Melconián considera que antes que nada, hay que tener en cuenta que la eficiencia del CEDIN dependerá del volumen de dólares ingresados a través del blanqueo de capitales, de que la transacción sea fluida (es decir, que el propietario tenga la seguridad de que recibirá dólares), de la voluntad de generar un mercado secundario (el mercado dedicado a la compra y venta de valores) y de la cotización que tenga el bono, que en su opinión debería estar cerca del dólar paralelo para que resulte competitivo. Para Melconián, la inestabilidad económica que afecta al sector se debe justamente a que “todos los precios se dispararon”, aunque encuentra en este panorama algunas ventajas para la construcción. “Todavía los $9 (del blue) no llegaron a la construcción y alguno puede sacar provecho de este momento de ‘revoleo’”.

 

También la política y lo que sucederá después de las elecciones legislativas de octubre fueron sujeto de debate. El economista recordó que el sufragio será “el último de un gobierno que se va, pero quiere quedarse, y en ese sentido puede haber algún desequilibrio político”. Pese a este escenario, en lo económico Melconián consideró que no habrá un colapso en el corto y mediano plazo y deshechó la idea de una “híper”, aunque no descartó un aumento de la inflación cercano al 10 %, porque en “la escala de precios relativos hay algunos productos que necesitan aumentar aún más”.

 

La experiencia de emprendedores de la zona, como Romay Desarrollos, apuntó al mismo escenario señalado por Melconián. Gustavo Romay, socio de la firma mencionada, opinó que “el control de cambios llegó para quedarse”, por lo que la compañía debió modificar algunos proyectos y ser muy rigurosa con la ejecución de las etapas y el costo de las cuotas, que no deben exceder los $ 15.000 para que sean accesibles. Como estrategia para mantenerse en el mercado, Romay sugirió conversar con los contratistas y proveedores para que tomen parte en metros cuadrados.

 

Por su parte, el ingeniero Bruno Martino, director de COMASA, citó al condominio Vilanova Ramos Mejía como un ejemplo de éxito al centrarse en una demanda específica, conformada por vecinos de la zona que buscaban una propiedad más segura pero igual de confortable que sus casas. Por eso, Martino recomendó “apuntar a los nichos, invertir mucho en comunicación –con publicidad en vía pública, eventos y showroom– no descuidar el ‘boca a boca’ y aprovechar las ventajas del fideicomiso al costo”.

 

Fuente: POR INÉS ÁLVAREZ - Clarín arq.

// Volver